domingo 20 de julio de 2008

La naturaleza no deja de sorprendernos

El guepardo avanza, agachado, a ras de suelo, sigilósamente, siempre con el viento en contra, para localizar a la presa y para no ser descubierto.

De repente, inicia su carrera, veloz como un rayo, avalanzándose sobre la presa. El mono muere al instante, a causa de la mortal mordedura del guepardo. El guepardo lleva su presa a lo alto de un pequeño árbol, para protegerse de las hienas.

En ese momento, observamos como algo se mueve. Es un mono bebé, con pocos días de vida, que estaba enganchado a la que hasta hace unos minutos era su madre.

El guepardo, lejos de acabar con la vida del pequeño lo limpia, lo protege y lo resguarda.

No es una escena preciosa? Pues no, no la pude observar en vivo, lo ponían en el National Geographic Wild, en la discoteca `Spree` en Eldoret :-)

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

Blogger Sarien ha dicho...

afuuuu...que escena mas emotiva primito, me lo he estado imaginando y la verdad es lo que la mayoria de gente no se imaginaria.

Espero que estes bien! ^^

Paula.

20 de julio de 2008 20:46  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal