miércoles 8 de octubre de 2008

Estamos en España

Es momento de decir la verdad. Estamos en España.

Noooo, no me habeis entendido. No es que nunca hayamos dejado de estar en España y todo sea un montaje. Las fotos son todas de verdad. Lo que ocurre es que llegamos a España hace poco más de una semana.

No quisimos hacerlo público porqué queríamos que fuera una sorpresa para mi padre, que cumplió 60 años.

La llegada a España

Lara llegó un día antes que yo y al día siguiente nos encontramos en la Terminal 4 de Madrid para ir a Barcelona a celebrar el cumpleaños de mi padre. 24 horas después de salir de Nairobi llegaba a Barcelona sin haber pasado por casa.

Cuando subí al avión en Nairobi tenía una sensación de emoción parecida a la que sentí mi primer día en Nairobi. Tenía ganas de llegar, encontrarme con mi familia, con mis amigos, contarles cosas, ....
Esa ilusión se iba desvaneciendo a medida que transcurrían las horas de viaje.

Echo de menos el color negro

Ya en Madrid, caminaba por los pasillos del aeropuerto de Barajas sintiéndome en un lugar extraño, con poca gente, sin gente negra que no había dejado de estar a mi alrededor durante 2 meses y medio.
Me crucé con 2 chicos negros que hablaban entre sí, y mi subconsciente me impulsaba a saludarles, a hablar con ellos.

Todavía hoy, cuando camino por la calle, me quedo extrañado al no recibir ningún saludo de la gente negra que me cruzo. Es un contraste brutal como ignoramos aquí a la gente negra y el trato totalmente contrario que recibimos de ellos cuando estamos en sus países, en los que nos saludan continuamente.

Aquí todo es gris

Una vez ya en Madrid, quizás porqué el tiempo está nublado, lo veo todo muy gris. Echo de menos el color y la actividad de África.
Los días en mi pueblo han sido tranquilos y llenos del verde del campo. Aquí en Madrid todo es más impersonal, nos movemos sobre raíles, como si fuera un scalextric y alguien llevara los mandos dirigiendo nuestros pasos.

Las comidas y la cárcel de la casa

Echo de menos comer cuando tengo hambre. Ahora, estando solo en mi casa, empiezo a recuperar esa costumbre, pero aquí es más difícil.

Por otro lado, tengo cosas que hacer de trabajo estos días, además de poner en orden las fotos, escribir todo aquello que ha quedado en mi mente o en mi libreta, y paso mucho tiempo frente al ordenador y, por primera vez en mi vida, me siento como un gato encerrado en una jaula.

El salto ha sido demasiado fuerte. Allí estábamos todo el día fuera, en la calle, en transporte público, ... Y siempre con gente, muuuuucha gente. Y gente muy cercana, mirándonos, en contacto físico en los apretados en los transportes públicos, saludándonos, intentando vendernos algo, ...


El futuro

Creo que el gran retó está en coger todo lo bueno de allí e intentar aplicarlo aquí en tu entorno. Me resulta difícil hacerlo. Necesito una gran chispa para encender mi motor.
Quizás en unos días me invada la alegría y mi cuerpo ande sólo, libre y exultante; de momento el creciente frío y los días nublados de Madrid me mantienen aletargado, falto de aire, suspirando por mi querida África.

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Blogger javier ha dicho...

Bueno!!!!!! De vuelta por mucho tiempo. Es una escala o el fin del viaje?

Por mi parte, estoy cerrando la maleta, esta tarde salgo para Nepal e India, y vuelvo el día 4 de noviembre.

Estoy deseando veros, KDD, compartir impresiones, reflexiones, y abrazos.

Nos vemos prontito, pero dejadme disfrutar un par de semanas fuera de mi carril de scalextrix!!!!

17 de octubre de 2008 01:47  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal