martes 31 de marzo de 2009

Amores correspondidos en la tierra de los 4.000 templos: Bagan

He encontrado el amor en Bagan, la tierra de los 4.000 templos.

Bueno bonito y barato 

Muchos turistas huyen de Bagan, agotados tras 2 días sufriendo acoso y derribo por parte de los vendedores de souvenirs. 

IMG_7319

Cualquiera que haya pasado por la India o por zonas turísticas de África dispone ya de una preparación que hace la situación mucho más soportable. Tener una buena dosis de paciencia y entender la situación de esas personas y que tienen todo el derecho del mundo a formar parte de ese entorno son dos ingredientes que ayudan aún más. 

Se presentan situaciones tan curiosas como la de una niña de unos 7 años, capaz de recitar en 9 idiomas la frase “Cómprame unas postales. Tengo postales bonitas y baratas. 10 postales por 1.000 kyats”. Si no recuerdo mal lo podía decir en inglés, español, francés, alemán, italiano, ruso, chino, japonés y birmano. 

IMG_7308

Con un poco de mano izquierda uno acaba por tener buena relación con algunos/as (sobretodo son niñas y chicas jóvenes), haciendo fotos, … A veces duele un poco no comprar nada, pero ahí está en la mano de cada uno el decidir que política de compras aplica. 

Camuflaje imposible (con una nariz tan grande …) 

En mi caso sí compré en una ocasión. Tenía decidido comprarme un longyi (parecido al Kikoi o pareo, pero cosido, con lo que queda con forma de falda, pero recto). Mucha gente ya sabe lo que me gusta intentar vestirme como los locales. 

En la entrada de uno de los templos, en nuestro primer día en Bagan, una mujer llamada Pew Pew empezó a vestirnos a Loïc, Joaquín y yo con longyi y camisa. 

IMG_7098

No contenta con eso, nos pintó la cara con thanaka. La thanaka es una crema que se ponen sobretodo las mujeres y que sirve como maquillaje y como protección contra el sol. Se obtiene de la corteza del sándalo (si entendí bien) rascándola sobre un plato de piedra con un poco de agua.

También venden pastillas de crema concentrada, y eso era lo único que yo pretendía comprar.

 Mis amigas, las vendedoras de souvenirs

Sin embargo, acabé por comprar un longyi muy bonito, de buena calidad, aunque a un precio 1 dólar mayor que el precio de mercado. La mujer era tan encantadora y tan entregada que me alegré por haberle comprado y por ver lo contenta que se puso, tanto ese día, como los 2 días siguientes, cuando paré a saludarla cada vez que pasaba por allí. 

IMG_7116

No puedo estar tan contento respecto a los 2 cuadros pintados sobre arena (técnica habitual en Bagan) que compré por 7,5 dólares a un chico joven. Fue una compra totalmente impulsiva que no se va a volver a repetir. 

Una chica de un puesto, a la cual no compré nada, me pidió como favor que le cambiara baths tailandeses por kyats. Me dio los 600 baths confiando en que volviera y le diera el dinero correspondiente en kyats.

Lo hice en mi tercer día en Bagan. 

Más curiosa fue la historia con otra chica, con la cual me encontré 3 veces, en diferentes sitios, y ya le hacía la coña de que estábamos destinados a casarnos.

La cuestión es que la chica acabó por invitarme a un plato de sopa muy rico que había preparado su madre y, no contenta con eso, me regalo una de las camisas que vendía a los turistas.

Avergonzado, no tenía nada muy interesante que darle, así que acabé regalándole un bolígrafo.

Me dio su dirección postal y me pidió que nos volviéramos a ver el año que viene. 

¿Quién sabe? No descarto volver a Myanmar un día de estos. 

El amor verdadero 

Pero el verdadero amor sí surgió con una familia encantadora que regente un pequeño restaurante en frente del Jetty de la población Nyaung U (donde se toma el ferry para cruzar el río o las barcas para dar un paseo). 

Comí allí con Loïc y Joaquín, en nuestro segundo día en Bagan, antes de subir a una barquita que nos iba a dar un paseo por el río. 

IMG_7389

La camarera hablaba un poco de inglés y era muy simpática, con una sonrisa preciosa. Después vino su hermana que hablaba incluso un poco mejor. 

Nos llevaron a su casa y nos trataron fenomenal. Las 3 hermanas son simpatiquísimas y la madre, una mujer guapísima, sonreía muy contenta. 

IMG_7392

Por la noche cenamos con las 2 hermanas mayores y una amiga suya. Se nos unieron Paco, Ana, Verónica y Silvia.

IMG_7451

Pasé después 2 días más en Bagan (ya sin Joaquín ni Loïc) y siempre iba a visitarles. La gente del barrio ya me saludaba al pasar con mi bici.

Incluso grabé un vídeo en el que preparaban unos platos típicos de su restaurante.

Me enseñaron el templo al que tienen que ir a vivir en la época de lluvias, ya que tanto su casa como el restaurante quedan inundados durante 2 meses al año. 

IMG_7498

Las hermanas trabajan en hoteles, pero ayudan en el restaurante. 

Tuvimos tan buen rollo que me regalaron un longyi. Son una gente magnífica, que en ningún momento hicieron nada por interés.

Les regalé después una llave USB con fotos y vídeos de la cena que tuvimos con ellas y con Paco, Ana, Verónica y Silvia. 

La última noche la hermana mayor iba a la pagoda con unos amigos. Les acompañé y allí nos encontramos con unos chicos de una aldea de la región. No hablaban nada de inglés pero estaban encantados de encontrarse con un español y tenían, en parte gracias al licor casero que habían bebido, tenían unas carcajadas muy contagiosas. 

La despedida 

Me dio mucha pena tener que despedirme de los padres y la hermana mediana (la primera que conocimos) dándoles tan sólo la mano, ya que lo que me pedía el cuerpo era darles un abrazo.

Si intenté dar un abrazo a la hermana mayor, con la que compartí más tiempo y me enseño muchas cosas de la vida de la gente allí, y a la pequeña, que era la mar de simpática.

No sabían como reaccionar y una amiga que iba con ellas ya estaba asustada pidiéndome que no la abrazara

Siempre recordaré con una sonrisa mis días en Bagan y como me enamoré de la gente de allí.

1 comentarios:

Anonymous Támar ha dicho...

Estupendo Jose lo que cuentas de la familia. La verdad es que dan ganas de ir con millones de cosas para poder compensar esas amabilidades.
Por cierto, te queda mejor la ropa típica de allí que la europea de aquí.
Espero que esté disfrutando mucho.

Muchos besos de tu sobrina Claudia Constanza.

P.D.: ya me ha dicho que espera que este emocionante viaje se traduzca en un nuevo cuento.

7 de abril de 2009 08:50  

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal