jueves 15 de enero de 2009

Los secretos del amor para toda la vida

El pasado 14 de enero aparecía en la página 20 de La Vanguardia un interesante artículo de Josep Corbella titulado "AMOR para toda la vida".

Los secretos del amor para toda la vida
Los investigadores han identificado algunos factores que ayudan a las parejas a mantenerse enamorados toda la vida:
 - tener buenas aptitudes de comunicación para resolver conflictos sin crear tensión
 - hacer con la pareja de manera habitual actividades nuevas que supongan un reto
 - celebrar juntos los éxitos de la otra persona
 - no estar sometido a causas de estrés externas (enfermedades de familiares, pobreza, conflictos profesionales, ...)
 - no sufrir de ansiedad o depresión
Os propongo a las parejas hacer un test. ¿Cuantos factores están a vuestro favor?
El estudio de la Universidad Stony Brook, en Nueva York, se realizó mediante resonancias magnéticas.
Existen parejas que tras 50 años juntos siguen manifestando los mismos impulsos eléctricos en sus cerebros que los que tiene una pareja de recién enamorados.

En el futuro: píldoras del amor
Se habla de la posibilidad de que en un futuro haya píldoras que puedan manipular los sistemas cerebrales para aumentar o disminuir el amor por una persona.
Y digo yo, será con cualquier persona, ¿no? No creo que el fármaco sea inteligente para llegar a filtrar.
Se habla de aplicaciones como ayudar a una pareja en su proceso de separación, ayudar en terapias matrimoniales o aplicaciones no tan honestas como ayudar a que una persona se enamore de tí.

Des-Conexión entre SEXO  y AMOR
El estudio concluye que no hay conexión cerebral entre amor y sexo.
Por lo visto, animales como el campañol de pradera 'segregan en el momento de copular unas hormonas cerebrales que ayudan a mantener de por vida la fidelidad sexual de la pareja'. En humanos también se segregan esas hormonas, pero no tienen el mismo efecto.
La motivación sexual y la amorosa tienen en común que demandan satisfacción inmediata. La motivación amorosa puede durar años, mientras que la sexual se satisface rápidamente (en casi todas las personas, diría yo).
Ambas motivaciones activan regiones cerebrales y sustancias químicas diferentes y ninguna de las 2 desencadena, por principio, la otra.

Románticos, aún hay esperanza
Según el Sr. Ignacio Morgado Bernal, del Institut de Neurociéncia de la Universitat Autònoma de Barcelona los estudios son escasos y contradictorios, por lo que todavía hay esperanza para los románticos.


Etiquetas: , , ,