lunes 8 de septiembre de 2008

Ciao Rafiki y el empate entre Kenia y España

Aquí estamos en Arusha (Tanzania), en una cafetería-cibercafé donde he visto más blancos por metro cuadrado que en cualquier otro sitio de África.

Las dificultades en los cibercafés van en aumento y las posibilidades de escribir y subir fotos disminuyen. No obstante, ayer subí más fotos del safari en Masai Mara y fotos de un orfanato que visitamos la semana pasada en Makindu.

Ayer casi pierdo a Lara en la frontera ;-P Era su primer cruce de frontera en África y es toda una experiencia, un mundo aparte.


Orfanato en Makindu

Finalmente cumplí mi promesa y Lara y yo visitamos la semana pasada un orfanato en Makindu. Trabaja allí un chico (os hablé de él) que se llama Emanuel y al cual pedí que me ayudara a encontrar una calle mi segundo día en Nairobi.

La experiencia de ver lo felices que son los 18 niños que allí están fue muy interesante.
Lara no podía dejar de sostener en sus brazos a Moses, un niño de 7 meses, desnutrido, con el cuerpo de un niño de 3 meses.

Joane, la fundadora, que vive allí, en medio de la nada, tiene unos 70 años y ha decidido pasar en Kenia, ayudando a niños huerfanos el resto de sus días en este mundo.


Rafiki Jordi se marchó el pasado viernes

Nuestro rafiki ("amigo" en Kiswahili) Jordi se fue el viernes pasado, con ganas de haberse quedado más tiempo tras descubrir durante su último día, caminando por las calles de Nairobi, lo guapas que son algunas kenianas.

Ha tenido momentos de disfrutar mucho, otros momentos de ciertos miedos, momentos de desesperación y momentos agradables y sensibles.

Creo que en general ha disfrutado bastante del viaje y lo recordará por mucho tiempo.


Kenia 1 - España 1


El sabado empezaba la participación de España para clasificarse para el próximo mundial de futbol. Kenia también tenía partido, en casa, contra Namibia.

Ambas selecciones ganaron por la mínima (1-0) y en eso empataron.

Pero hubo otro empate en las calles de Nairobi. Os aseguro que vi por la calle tanta gente con la camiseta de Kenia como con la de España. Ha calado hondo aquí el buen papel que hizo España en la Eurocopa.


Jambo Tanzania

La entrada en Tanzania para Lara no ha sido la mejor. En la frontera intentaron tomarle el pelo; al llegar a Arusha nos abordaron mas de 10 pesados que querían vendernos de todo (bastó con decir que íbamos a una misión y no de turismo para sacárnoslos de encima); en el Hotel no funcionaba el agua caliente (Lara, como una gran regateadora que es consiguió reducir el precio en un 25 %) y el pollo que le sirvieron en en restaurante no valía para nada.

Al final, los problemas aquí se arreglan con sonrisas y, aunque no creemos que lo que recibimos justifique lo que pagamos y a veces las condiciones de higiene o el nivel de servicio no nos parezcan los más adecuados, uno se acaba acostumbrando.


Visita a Mangola?

Vamos a intentar llegar a la misión de Pepe y Miguel. No tenemos su numero de movil y llegar no parece fácil, pero lo intentaremos.

Como está cerca del afamado Parque Nacional del Ngorongoro, vamos a intentar hacer un corto safari.


Varios

Mi pelo va bien, aunque se me han caido ya 3 trenzas. Me pica un poco, pero ya he podido comprar un secador y ya me lo podré lavar.

Gracias a todos por responder a la encuesta. Ha tenido bastante participación.

Hemos tenido que descartar la opción que escogisteis mayoritariamente debido al precio elevado de los billetes a Zanzibar. Hemos escogido, por tanto, la segunda opción más valorada.

Quiero, por último, pedir perdón a aquellos que no acabaran de leer hasta el final el anterior post, en el que hablaba (muy al final, cierto) de mi nuevo peinado.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

miércoles 3 de septiembre de 2008

El riesgo de acabar una relación de pareja

Realmente no era necesario hacerlo; no se trata de una de aquellas experiencias que bajo ningún concepto debes perderte si tienes la posibilidad de vivirlas; ni siquiera es algo que te lo pongan en bandeja y resulte difícil decir que no.

Seguramente los riesgos que estaba tomando eran mayores que los beneficios a obtener.
Resulta un poco temerario poder llegar a perder una relación de años por un capricho como ese.

Pero hay veces que a uno le mueves fuerzas que salen del interior, incontrolables. Y la atracción "africana" es más fuerte que el sentido común "europeo".

Al final lo he hecho. Espero que Lara pueda llegar a perdonarme, pero no podía dejar pasar la oportunidad de tener 4 jóvenes mujeres africanas (cada una con un estilo diferente) para mí solo en una habitación, actuando a la vez sobre mi cuerpo, haciéndome retorcer, actuando con tanta velocidad y destreza que a penas me permitían vivir el momento con cierta reflexión.

Alguna era realmente muy joven, pero siempre he pensado que para estas cosas la edad no es tan importante.

No se cuanto costaría en España, pero los 22,5 € que me ha costado no parecen algo descabellado.

Y de repente llegó Lara. No sé como nos encontró.
No aguantó mucho tiempo contemplando tal espectáculo. Se fué, asustada, y me dejó con la tormenta africana atacando por todos los lados. Por delante, por detrás, izquierda, derecha, ... tensando mi piel cada vez más, provocando prácticamente que las lágrimas recorrieran mis mejillas.

Me dejé llevar. Estaba demasiado cerca del climax final como para dejarlo ahí.



Al fin y al cabo, tras tanto hablar de peinados africanos (http://www.jambomondo.com/2008/07/los-peinados-africanos.html), alguien tenía que arriesgarse y experimentarlo en sus propias carnes (concretamente en su cuero cabelludo).

Escoger el tipo de extensiones con las que alargar mi pelo era la decisión más difícil.
Al tener un pelo tan fino me recomendaban un tipo de trenza muy fino que a mí me parecía un poco "nenaza". Yo quería un peinado como el de los chicos rastas de playa que las europeas se llevan a Europa (a ver si Lara me lleva con ella).

Todavía ahora me cuesta mover la cabeza; todavía me tensan los mechones de pelo engarzados en tiras de pelo natural (gracias a la persona que haya vendido su pelo) trenzadas.

Cuatro mujeres sin piedad tensaban, a la vez, desde cualquier punto mi cuero cabelludo, a lo largo de 2 horas de experiencia mística y dolorosa.
Dos horas es ciértamente poco. No quiero ni imaginarme las 4 horas que puede estar una mujer con un peinado un tando complicado.
IMG_2353

El resultado final es peor de lo esperado tras probarme ayer una peluca, pero a la gente de aquí parece que le gusta. Me saludan al pasar, me llaman "rasta-man". Las mujeres asienten con la cabeza o con la mano, seguramente valorando positivamente que haya pasado por ese "sufrimiento"

A Lara no le gusta mucho, pero si le doy el gusto de poder cortárme el pelo un poco en los próximos días (es más largo de lo que quería) se pondrá contenta.

En fin, que he pasado de mirar a la gente a que la gente me mire. A ver como duermo esta noche con todo este aparato sobre mi cabeza.

Etiquetas: , , , , , , ,

lunes 1 de septiembre de 2008

3 dias en la playa

Hemos vuelto a Mombasa tras pasar 3 días en Diani Beach (zona de playa en el sur).


La llegada a Diani Beach

Llegar a Diani Beach ya fue la primera aventurilla. Mombasa es una isla y para moverse al sur hay que cruzar medio Km. a bordo de un ferri de esos que son una enorme plataforma que lleva vehículos y personas.
Llegamos con un tuk-tuk al puerto del ferry. Había más de 1.000 personas esperando. De repente vemos como la gente que iba delante nuestro empieza a correr. Donde fueres haz lo que vieres, así que nos pusimos a correr y la barrera se cerró detrás de nosotros, por lo que fuimos los últimos en subir al ferry.

En una agencia de viajes nos cobraban 20 euros para llevarnos de Mombasa a Diani en taxi; ida y vuelta nos costó tan sólo 7,4 euros cogiendo tuk-tuk y matatus.

Nada más zarpar el ferry un señor que había en la pasarela superior se presentó como predicador, se dirigió directamente a nosotros, casi
los 3 únicos blancos metidos entre más de 1.000 personas, para saludarnos y aprovechó para hacer unas cuantas bromas sanas a nuestra costa que mucha gente rió.
Una vez bajamos del ferry el panorama era el mismo que había visto en la frontera entre Uganda y Kenia en Busia. Mucha gente andando en ambas direcciones y multitud de puestos a un lado y otro de la carretera con una actividad frenética.

Cogimos un matatu y transitamos por calles sin asfaltar flanqueadas por barracas a punto de caerse en las que vendían sobretodo comida. Fué la primera imagen de extrema pobreza que Lara y Jordi han podido ver.


La playa

Estos días la marea subía y bajaba mucho, dejando al descubierto la barrera de coral que protege esta playa o comiéndose toda la arena hasta dejar en nada tan inmensa playa.

El sol en estas latitudes pega de lo lindo, pero con la
crema protectora factor 50 que Lara ha traido no había forma de que un rayo de Sol penetrara nuestra epidermis.

La playa de Diani está genial, casi desierta, si no fuera por ..... los chicos que yo llamo "buscavidas". Viven sólamente de las comisiones de sacan de vender LO QUE SEA a los turistas. Algunos aprenden alemán (son mayoría los turistas venidos de Alemania) o agunas palabras en italiano o en español.
Pueden caminar contigo cientos de metros, inentando entablar amistad y siempre comportándose correctamente pero tardando en detectar cuando uno no está interesado en sus servicios.
Cuando ves a los blancos pasear por la playa
parece que vayan escoltados.
A veces ponerse a leer o a escuchar música con los auriculares es la única forma de librarse de ellos. Son persistentes y cada día lo intentan.
En un buen mes de un buen año (hablando a nivel turístico) pueden sacarse 300 euros en un mes, importe con el que, en esa región, poca gente puede soñar con tener como salario. Han escogido esa vida en lugar de buscar un trabajo estable con el que cobrar entre 30 y 70 euros al mes y tener un jefe al que obedecer.

Existen en toda Kenia intermediarios para casi todos los negocios. Están incluso los que, cerca de las estaciones de autobús, llevan viajeros hasta el autobús en cuestión para conseguir alguna comisión.
Es un sistema muy ineficiente, pero en zonas turísticas puede funcionar, ya que lo que se cobra al cliente permite sin problemas pagar estas comisiones.

Kenia no es un país barato. No tiene nada que ver con los países del sudeste asiático. Es un país caro incluso para la gente que vive aquí. Para nosotros, el problema es que el valor que obtienes, por ejemplo para el alojamiento, es bajo cuando te mueves en presupuestos ajustados (30 euros de gasto total diario). Si quieres bajar más el presupuesto ya tienes que ir a alojamientos en los cuales nos cuesta todavía dormir (dejadnos un par de semanas más y vereis).


Otro tipo de "buscavidas"

La noche de Diani Beach nos presenta otro tipo de "bucavidas". El Tandoori es uno de sus lugares de calentamiento y el Shakatak su templo.
Pueden ser muy persistentes, como los chicos de la playa.
Pueden llegar combatir por un chico, llegando a "atacar" 2 al mismo tiempo. Bueno, es lo que muchos hombres han soñado: dos mujeres guapas (hay que decir que bastantes de ellas lo son) peleándose por tí. Jordi os puede explicar bien lo que se siente.

Siempre es difícil saber que intención tienen. Buscan dinero a cambio de sexo? Sexo y pedir alguna ayuda para sobrevivir? Simplemente algunas copas gratis? Alguien con quien poder llegar a casarse y salir del país? Buscan el morbo de hacérselo con un blanco? O puede ser que simplemente les guste el chico, como ocurre en cualquier lugar del mundo.


Las noches de Diani Beach

Sea como sea, Shakatak es un buen lugar para ir de juerga. El mejor de Diani Beach. Tiene una bonita terraza y una muy animada pista de baile.

En Diani Beach se junta gente de muchas partes de Kenia e incluso de países vecinos como Uganda. Es divertido intentar averiguar de donde son las mujeres en función de su cara, su peinado, la forma de bailar, la forma de vestir, ...
Las kenianas se basan mucho en mover las caderas, lateralmente y delante y atrás. Las ugandesas buscan más el mover alternativamente las nalgas, a gran velocidad cuando se trata de bailarinas actuando.
En ambos casos consiguen calentar la pista y, a veces, algo más.

En Shakatak se juntan también grupos de blancos con ganas de pasarlo bien bebiendo y bailando.

Lo hemos pasado bien en este local las 3 noches y Jordi se ha convertido en el amo de la discoteca. No podíamos seguirle el ritmo.

Tandoori es un buen lugar como paso previo al Shakatak, tanto para cenar como para tomar una copa.
El pollo al curry es especialmente delicioso y la ternera no le anda a la zaga.
La cerveza y el Smirnoff Ice están a buen precio (1,2 euros).

Los sábados tienen siempre un show. Disfrutamos de un gran espectáculo de unos malabaristas-acróbatas que hacían números que en nuestra vida habíamos visto. Cuanto talento en un sitio tan recóndito.

Si algo tiene África es gente. Y esta gente tiene, en general, unas condiciones físicas notables. Es muy, muy difícil ver gente gorda. Sobretodo lejos de las ciudades.


African Pot, maestro Shabaan

Lara decidió, con buen criterio, la primera noche (viernes) que fuéramos a comer al African Pot, restaurante típico de comida africana.
Ya de entrada nos llevó en coche Barasha, de nuestro Hotel, sin pagar nada, cosa que nos ocurriría más veces con otras personas (todo un hallazgo y una muestra de que no todo el mundo intenta cobrar algo al mzungu.

La cena fué muy rica y tanto o más lo fué la conversación posterior con el dueño,
Shabaan, que nos invitó a cenar el domingo siguiente y nos llevó a Shakatak con su coche.
Con 4 restaurantes en la zona, Shabaan es un hombre mayor con mucha cultura y grandes inquietudes.

En la costa Swahili (desde Somalia hasta Mozambique) abunda la gente que sigue la religión del Islam. Nos contaba Shabaan que la mayoría de gente aprende el Corán sin saber lo que significa. El tuvo la curiosidad de conseguir una versión traducida y comprobar que existen en él muchas referencias al antiguo testamento común con los cristianos. Será algo interesante en lo que profundizar en el futuro.


Los colores

Volviendo ya de vuelta a Mombasa apreciamos los colores tan vivos que utilizan para vestir las mujeres de Ukunda y alrededores.
A medida que nos acercábamos al ferri comprobábamos como
los colores iban volviéndose más sobrios y empezaba a predominar el color negro de los bui-buis, tan presente en Mombasa o Lamu.

Una vez más África nos muestra lo difícil que es hablar de un continente homogéneo o incluso de naciones. Cada región tiene costumbres muy arraigadas, con una cultura propia y una forma de entender la vida.
Aunque se pueden encontrar también grandes nexos de unión como la pobreza, la importancia de la familia, ...

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

sábado 30 de agosto de 2008

Miedos y gozos

Esta tarde hemos tenido algunos de esos momentos mágicos a los que sólo la improvisación te puede llevar.

Ukunda es la población principal junto a las playas de Diani, en el sur de Mombasa, donde nos encontramos desde ayer hasta el lunes. Tras una segunda noche consecutiva de juerga loca y un d'ia de playa hemos quedado abatidos tras la comida en el 'hotel' (Diani Beach Campsite & Cottages) y nos hemos despertado a base de partidas de cartas al 'rápido', juego 'de piscina' de nuestra época adolescente en El Pont de Suert.

Hemos ido a Ukunda a pasear un poco por el pueblo que, como muchos otros, se distribuye lo largo de la carretera.

Me ha costado mucho, pero he conseguido convencer a Jordi y Lara para callejear un poco, ya atardeciendo. Quizás tengan razón y sea un poco inconsciente y necesite que me den un susto. Pero de momento no he sentido inseguridad en los lugares que he visitado, y la única norma estricta que me marco es no caminar de noche por calles con mala pinta (no confundir mala pinta con calles poco arregladas o pobres, que es lo habitual) solo por la noche.

Hemos llegado hasta el mercado, con puestos de frutas y verduras, muchos de ellos ya desmontados.

Al pasar el mercado había un grupo de niños. Como he hecho con otra gente que hemos ido encontrado por la calle, les he saludado y me han contestado muy educadamente. Me he parado con una niña de unos 2 anyos para decirle lo mucho que me gustaba su pelo, y ahí ha empezado todo.
Los ni
ños se han ido acercando uno a uno para saludar, Lara ha sacado la cámara y ya entonces se han juntado todos para salir en la foto y han empezado a flipar al ver como han quedado las fotos. Todo ha acabado con unos 20 niños cantando y jugando con Lara mientras Jordi y yo entrábamos y salíamos del grupo mientras hablábamos con un chico que está acabando el instituto y nos contaba lo contentos que se ponen los ninyos cuando ven hombres blancos.

Ha sido un momento mágico y lo hemos cortado para seguir nuestro paseo y dejar a los niños seguir jugando.


Sin saber como, nuestros pasos nos han llevado a un garito donde tocaban música Luo (el mismo tipo de música que mi primera noche en África ) y hemos decidido ser los primeros en ponernos a bailar.
Se ha ido uniendo gente a la pista de baile y el garito ha empezado a llenarse.

Creo que Lara y Jordi están apreciando tanto como yo esos momentos, que quedan muy lejos de safaris, playas paradisíacas, hoteles y restaurantes de lujo, pero quedan muy cerca de uno de los centros neurálgicos de la felicidad, quedan muy cerca del corazón.

Etiquetas: , , , , , , , ,

jueves 28 de agosto de 2008

Ya tengo aquí a Lara

Aquí estoy en un ciber en Mombasa con Lara a mi izquierda y Jordi a mi derecha.
Ayer recogí a Lara en el Aeropuerto Internacional de Nairobi. Fué emocionante verla después de un mes y medio.

De momento le ha encantado todo lo que ha visto en estas casi 24 horas que lleva aquí. El olor y el color de África está calando lentamente en sus huesos.
Coincidimos, como con cualquiera, en que los niños aquí son de otra pasta. Te enamoras de ellos nada más verlos.

He dejado a Jordi un día sólo en Mombasa y se ha espabilado muy bien.

Mañana nos vamos a un sitio de playa en el sur de Mombasa (Diani Beach) a relajarnos un poco. El lunes volveremos a Mombasa para disfrutar de las primeras noches de Ramadán.
El miércoles volveremos a Nairobi en el mítico 'tren lunático' desde Mombasa hasta Nairobi. Esperamos poder ver el Kilimanjaro de lejos.

El jueves siguiente queremos ir a visitar un orfanato cerca de Nairobi.

Sigo leyendo lentamente, saboreándolo, el libro de Javier Reverte 'El sueño de África' al mismo tiempo que visito los mismos lugares que él visitó. Lo adereza todo con grandes dosis de historia de exploradores, granjeros, militares, etc. que vinieron a África y la vivieron intensamente de diferentes formas.

Me identifico mucho con uno de ellos, un aventurero para el que lo importante era el viaje, no el destino, el ir, no el llegar, ...
Creo que cualquier destino es bueno para mí si tiene algo diferente que ofrecerme, que vivir, que saborear, ... incluso aunque no haya monumentos, animales, grandes hoteles o playas que visitar.

Quizás el destino que tengo deparado sea el ser los ojos de la gente en otros países, aunque lo que puedan ver esos ojos vaya a parecerse cada vez más vaya uno donde vaya.
Hasta que eso ocurra, abriros al mundo, abriros a lo diferente, porqué sólo así saldreis de la burbuja y le podreis dar valor a las pequeñas cosas y podreis disfrutar más de lo que teneis.

Etiquetas: , , , , ,

domingo 24 de agosto de 2008

Safari en el Masai Mara

Llegada de Jordi, David y Julián a Nairobi

Ya que teníamos el lunes sin ningún compromiso aprovechamos la misma noche del domingo en la que llegaron David, Jordi y Julián para salir un poco por Nairobi junto con Topo.

Las fuerzas andaban un tanto justas, pero disfrutamos de un divertido show y bailamos algunos hits africanos.

El lunes paseamos un poco por Nairobi, atravesando algunas de las calles más transitadas de la ciudad, muy peligrosas según Topo y Julián. La verdad es que yendo 3 bazungu (plural de muzungu) me sentía más seguro que yendo solo, pero quizás tengan razón y haya que ser un poco más precavido.


Masai Mara y la suerte de los novatos

Superamos, con cierto sufrimiento por parte de David, el vuelo de Nairobi al Masai Mara en un pequeño avión de hélices, siendo nuestra parada la tercera. Dejamos el equipaje en el Camp Site sin ni siquera ver nuestras tiendas, para empezar ya con un primer safari de 2 horas.

Tener a Julián con nosotros era todo un lujo. Tiene mucha experiencia en África y los s
afaris, de los cuales es un gran aficionado.

Julián en el Kilima

Pero además teníamos de nuestro lado la suerte de los principiantes. En 3 días de safari pudimos ver todos los animales importantes salvo el leopardo.

Foto de grupo en el Masai Mara

Vimos rinocerontes grises, leones, guepardos, hienas, elefantes, búfalos, girafas, cocodrilos, hipopótamos, buitres, águilas, ...


León en Masai Mara

Guepardo en el Masai Mara

Elefantes en el Masai Mara

Rinoceronte en el Masai Mara

Vimos una leona intentando cazar infructu
ó
samente y 4 leonas que se estaban zampando un ñu recién cazado.

Lo que m
á
s nos impresionó es lo cerca que teníamos animales que tienen la capacidad de matar un humano con una facilidad asombrosa.
Pudimos disfrutar de un amago de carga de un hipop
ótamo herido que se encontraba en una charca.

La visita al pueblo Masai fue muy interesante.

Respecto al Kilima, lugar en el que nos aloj
ábamos, merece un post propio que subiré en cuanto pueda.

Podeis ver aquí las mejores fotos de los 4 días de Safari en el Masai Mara.

Etiquetas: , , ,